Guaraníes, Misiones y Misioneros

Guaraníes...Las enormes selvas de América del sur fueron el hogar de la gran cultura guaraní. Era una extensión que abarcaba desde las Antillas y Brasil hasta la parte oriental de Bolivia, el Paraguay y las actuales provincias argentinas de Formosa, Corrientes y Misiones. Además, los guaraníes incursionaban en el Río de la Plata, cuando era necesario establecer contactos con otras tribus para  comercializar e intercambiar mercaderías.

Multitudes de pueblos compartían un mismo tronco lingüístico, pero lo que la lengua unía era separado por la selva. Por ello, los guaraníes nunca formaron una unidad política aunque culturalmente constituyeron una gran nación formada por tribus semisedentarias y autosuficientes que formaban alianzas entre sí.

Guaraníes...¿Cómo vivían?

Vivían en grandes casas comunales, las tapyguazú, de cincuenta  metros de largo. Allí se reunían de 20 a 60 familias bajo la dirección del jefe. Varias casas constituían una tecoa o aldea independiente donde se desarrollaba la comunidad, su producción y la vida política y religiosa.

La poligamia era una de las instituciones más importantes practicada por los jefes, pues de ella dependían pactos y alianzas.

sd   sd
 

La base de la alimentación era el avatí, el maíz, en todas sus formas: Hervido, asado, como harina, como bebida fermentada. La mandioca, la batata, la miel, las larvas de mariposa e infinidad de raíces y frutos de la selva completaban la dieta.

 
ii   id

 

Desde siempre tostaban ligeramente las hojas de Ka´a  o yerba mate y las masticaban durante el día.

También las maceraban en agua fría dentro de una calabaza y las tomaban como tereré, el antecedente del mate Rioplatense (Argentina y Uruguay) y de Río Grande del Sur (Brasil).

sd   sd
 

Nadie estaba ocioso en una aldea guaraní: Trenzaban cestos, fabricaban hachas, flechas y mazas, jabalinas y botes.

 
ii   id

 

Guaraníes...

Casi todos los guaraníes andaban desnudos. Era más lo que se adornaban que lo que se vestían. Usaban penachos de plumas, collares de huesos, mechones de su propio pelo y garras de animales salvajes. Las pinturas corporales reemplazaban los vestidos.

Grandes conocedores de las propiedades terapéuticas de las plantas, les daban a éstas múltiples usos. Dormían en hamacas suspendidas entre dos postes, hoy llamadas hamacas ‘paraguayas‘, conocidas y distribuidas en todo el mundo.  Allí dormían y amaban.

Guaraníes...

Al iniciar su vida en comunidad, a los varones se les perforaba el labio inferior para colocar el tembetá, un trocito de madera, piedra, metal o hueso que demostraba su pertenencia a la tribu.

Existía la costumbre de raparse el cráneo dejando una porción circular de pelo alrededor de la cabeza. Los matrimonios se realizaban apenas entrados en la adolescencia, pero hombre y mujer podían separarse sin inconvenientes ni peleas. Los niños mamaban hasta el año y medio y eran tratados y educados con mucho cariño.

Guaraníes...Lengua y religión

La descripción de la sociedad y las costumbres guaraníes cobran sentido a la luz de su cultura y mentalidad, completamente orientadas hacia el ‘más allá‘.

Apenas llegados a la etapa agrícola, no habían desarrollado grandes artes ni técnicas, expresadas en canastos, alfarería y algunos tejidos. El genio de la cultura guaraní estaba volcado a la lengua y la religión.  La lengua les permitió expresar la belleza y arte en cánticos, oraciones, mitos y leyendas.

La religión penetraba la vida social y nutría todos los comportamientos. La creencia guaraní se basa en la búsqueda de la ‘tierra sin mal‘,  la Yvy Mará He´y, que es morada segura de sus muertos, pero no es inaccesible para los vivos.

Guaraníes...Esta esperanza alentó las grandes migraciones que eran convocadas por un profeta o Karaí quien recibía el mensaje de los dioses y podía hablar ‘en medio de todo lo que se levanta en la tierra‘. Sus ‘bellas palabras‘, - ñe´e porá - cargadas de elocuencia, impulsaron el avance hacia la tierra de los dioses y los antepasados. El propio idioma guaraní está preparado más para el canto y el discurso que para la comunicación cotidiana, pues ha sido hecho por hombres que tienen conciencia del origen divino de la palabra.

La religión guaraní identifica el alma con  el verbo al punto que el vocablo ñe´e designa a su vez la voz, la palabra y el alma.

Hoy el guaraní es la lengua oficial de la República del Paraguay y la cultura permanece viva en unos seis mil indígenas, apartados del hombre blanco y sobrevivientes de los cientos de miles que alguna vez poblaron la selva.

Guaraníes...¿Cuándo llegaron los conquistadores?

La Compañía de Jesús fue fundada por el fervoroso predicador Ignacio de Loyola, nacido en 1491, un año antes de la llegada de Colón a América.

Cuando los Jesuitas llegaron a las tierras del Guayrá, actualmente la mesopotamia que hace centro en la provincia de Misiones, en Argentina, los bandeirantes, que eran ejércitos provenientes del Brasil, y los españoles, de Asunción del Paraguay, atacaban a las tribus guaraníes con armas de fuego, llevándose a los prisioneros a sus campos de labranza y factorías.

Guaraníes...Pero un segundo ataque se llevaba a cabo simultáneamente: el bacteriológico. Enfermedades simples en Europa, como el resfrío, ocasionaban en estas lejanas tierras, pestes mortíferas que diezmaban la población indígena, sin defensas para extraños virus y bacterias.

Entre una y otra amenaza, muchas tribus guaraníes aceptaron la invitación de los predicadores Jesuitas, que se adentraban en la selva con flautas, arpas y laúdes, y llamaban con su canto y su palabra a un reino de paz.

Para ello, los jesuitas habían aprendido a la perfección el idioma guaraní y, sabiendo la creencia aborigen, habían traducido a la tierra sin mal como paraíso, y al dios guaraní Tupá, del cielo, del trueno y del rayo, como el dios católico. La prédica Jesuita tomaba los elementos religiosos guaraníes y los convertía a una versión católica.

Desde el 1600, el desarrollo de las misiones guaraníes fue vertiginoso. En poco más de 100 años se fundaron más de 30 pueblos con 5000 guaraníes y la presencia de sólo dos padres jesuitas en el gobierno de cada uno.

¿Cómo era la organización de la vida?

Guaraníes...Un orden estricto de horarios, marcados con campanas, hacían de cada día un solo día repetido, en donde se oraba, se trabajaba, se enseñaba y se aprendía, se dormía y se volvía a despertar para repetir el mismo ciclo.

Las casas eran de piedra, techo de paja y piso de tierra, y siempre una gran iglesia coronaba el pueblo trazado con estricta distribución.

La economía basada en la agricultura y la ganadería y en la domesticación de la planta de yerba mate, permitió excedentes económicos que fueron comercializados en Asunción, Buenos Aires y Europa.

Su producción artística y técnica fue sorprendente. Los guaraníes fueron formidables creadores y resultaron excelentes imitadores de todas las artes europeas.  Los jesuitas les brindaron conocimientos sin restricciones y prosperaron la talla sobre madera, la orfebrería, la fundición, las matemáticas, la astronomía, el canto, la música y la escritura, el grabado y la imprenta.

sd   sd
 

En las Misiones existió la primera imprenta de Latinoamérica: Allí se publicaron libros de teología, diccionarios guaraní-español, mapas y cientos de trabajos.

 
ii   id

 

Guaraníes de BoliviaEl progreso económico, despertó recelo y la envidia en los españoles que deseaban las riquezas de las misiones y su poder productivo. Tan fuertes llegaron a ser las misiones que fueron consideradas una nación dentro de la Colonia.

Las intrigas de palacio y el arreglo entre las coronas de Portugal y España hicieron el resto. En 1767 llegó una orden de Expulsión para los Jesuitas que, de un día para el otro, tuvieron que dejar las Misiones.

Los guaraníes, nacidos ya dentro de las mismas, no soportaron la falta de sus padres- sacerdotes y los próximos 50 años fueron un derrotero asediado por malas administraciones, codicias de españoles y ataques de los bandeirantes, hasta la disolución final.

na experiencia comunitaria, nacida en una situación social extrema, había tenido éxito. Hoy las ruinas en Misiones y Paraguay, así como las tallas, instrumentos musicales y libros que se salvaron de los saqueos, dan muestra de aquel momento increíble.

Principal >> Curiosidades >> Volver

Volver a la página inicial...

© 2004 Amigos de la Tierra / COMUNICATE CON NOSOTROS!!:

 

Por sugerencias, consultas, comentarios, pedidos, envio de material: amigos@somosamigosdelatierra.org

Para enviar tus dibujos, reportar links rotos, problemas con la pagina, etc.: webadmin@somosamigosdelatierra.org